Twitter icon
Facebook icon

Historia

El pueblo de Nabosacat, que en lengua indígena, significaba: “Viejo-Río”, fue un asentamiento que cobijó a naturales del lugar, en las márgenes del Río Xanaes.
Estas tierras fueron cedidas al Capitán D. Gerónimo de Funes por “servicios prestados a su costa” en los Valles Calchaquíes, en luchas con los indios de Quilmes; quienes por una encomienda, tiempo después, terminaron de poblar el lugar. 


El aumento de esta población de naturales y españoles, y los descendientes de la numerosa familia de los Funes, constituyó una comunidad bastante organizada. Pero sería un 27 de enero de 1795 cuando el Marqués Don Rafael de Sobremonte, fundaría el pueblo con el título de Villa Real, siendo su propulsor el cura y vicario de Río Segundo el Rvdo. José Martín Olmos de Aguilera. 

Cabe destacar que Villa del Rosario durante siglos estuvo emplazada a la vera del Camino Real que la convirtió en un lugar de paso histórico y de permanencia, también por las bondades que reunía su paisaje, su entorno, su estructura edilicia, y por la riqueza de sus campos y quintas fertilizadas por la corriente del Río Xanaes.
Desde 1704, fue sede del extenso curato del Río Segundo, que abarcaba los actuales departamentos de Río Primero, San Justo, Río Segundo, parte Norte del Tercero Arriba y parte del departamento Santa María. 

Su historia religiosa es muy profunda en la vida de la provincia cordobesa, puesto que de Villa del Rosario nacieron ilustres prelados, fundadores de órdenes religiosas, párrocos, religiosas educadoras, sacerdotes predicadores de distintas órdenes, lo que le significó ser reconocida como Villa Levítica. 
Fue protagonista de hechos relevantes en la Historia Argentina. Podemos afirmar que el nombre del General Manuel Belgrano está ligado al de nuestra Ciudad en una breve etapa de su vida, en el año 1819.

Entre 1860 y 1900 Villa del Rosario creció vertiginosamente, tanto a nivel político como a nivel civil y social. Hombres y mujeres, buscaban su lugar dentro de la sociedad, y el objetivo primordial era brindar un servicio a la comunidad. 

Cabe destacar el ejemplo del pastor visionario y emprendedor Don Lindor Ferreyra, quien emprendió diversas obras basado en la fe y en el apoyo y esfuerzo de su pueblo. Con su emprendimiento se estableció el Hospital “San Vicente de Paul”; la Basílica Menor “Nuestra Señora del Rosario”; se instalaron las Congregaciones de los Hermanos de La Salle y la de las Hermanas Adoratrices, dando lugar al Colegio San José y el Instituto del Inmaculado Corazón de María Adoratrices, respectivamente; entre otras obras.


Villa del Rosario cuenta con un escudo simbólico que fue el primero de todo el país, según atestiguan los datos históricos, cuyo uso fue otorgado oficialmente en el momento de la fundación y creado por iniciativa del Concejal Don Gregorio Videla, habiendo sido aprobado su proyecto en sesión del 5 de Agosto de 1916, en homenaje a la fecha centenaria.

Páginas relacionadas: 
Términos y condiciones de uso (Abre en ventana nueva)